Trabaja con inteligencia emocional

No sabemos discutir. En lugar de escuchar y dialogar con ánimo constructivo, queremos imponer nuestra opinión a toda costa.

Mezclamos lo afectivo. No debemos dejar llevarnos solamente por simpatías o antipatías. En el trabajo somos personas que cumplen una función. 

Para ser escuchados debemos saber expresar nuestras necesidades, y la inteligencia emocional puede ayudarnos a mejorar nuestra vida laboral.

¿Cómo podemos saber si alguien tiene o no inteligencia emocional?, pregunta Carlos Mateo, psicólogo clínico y especialista en psicología positiva.

El mundo laboral se ha ido haciendo progresivamente más exigente y a la hora de seleccionar y contratar personal no solo se tienen en cuenta el currículo, el coheficiente intelectual y la experiencia profesional, sino también las competencias emocionales.

Lo que se busca son personas que sean capaces de enfrentar emocionalmente diversas situaciones, o de aprender a hacerlo si se requiere. Por tanto la flexibilidad, la capacidad de aprendizaje y la tolerancia a la presión, son cualidades cada vez más valoradas por los empresarios y gerentes.

La inteligencia emocional es un término creado por el psicólogo norteamericano Daniel Goleman, y consiste en utilizar positivamente nuestas emociones y orientarlas hacia la eficacia del trabajo personal y las relaciones con otras personas.

En el trabajo cada vez tiene más valor. No en vano pasamos más de ocho horas diarias en el trabajo, cinco días a la semana, compartiendo espacio, competencias, toma de decisiones y responsabilidades con diferentes personas a las que no hemos elegido. No es raro que los conflictos estén a la orden del día.

Muchos de los conflictos en el trabajo se deben a una mala comunicación debido a malentendidos que surgen, hasta suposiciones no siempre fundamentadas, pasando por el afán de llamar o por abuso del poder. Otras veces surgen de nuestros ataques personales, invasión de competencias o por incumplimiento de funciones, señala Miguel Silveira, psicólogo clínico experto en estrés y ansiedad.

Estos malentendidos hacen que se debilite el clima de convivencia. Si suponemos en los demás una intención que no han tenido, se falsea la relación y, por lo tanto, el trato que les damos no está justificado. El origen de la situación está en que no sabemos manejar correctamente nuestras emociones.

Nos dejamos llevar demasiado por los impulsos que nos surgen y como estamos demasiado irritables, la agresividad se impone en nuestras reacciones. No estamos debidamente educados para meditar, de antemano, las consecuencias que se derivan de nuestro proceder”, añade Silveira.

Sanear las emociones:

Teresa, de 42 años, recuerda el mal ambiente que había cuando se incorporó a su nuevo puesto: Nadie hablabla con nadie, la tensión flotaba en el ambiente y aunque a nadie parecía gustarle la situación, llevaban tanto tiempo aguantándola que no sabían cómo enfrentrarse a ella.

Todo cambió cuando llegó una nueva directora: convocaba reuniones de trabajo efectivas, escuchaba a todos, y comenzó a solucionar los conflictos existentes. Nos hizo a todo participes del proyecto. Como arte de magia, el ambiente empezó a mejorar.

Si la inteligencia emocional es tan apreciada en el trabajo es porque nos ayuda a limar asperezas, a cabar con tensiones soterradas y a mejorar la comunicación.

Gracias a ella interpretas mejor tu entorno y te comportas de manera más justa. Dejas de culpar al otro y nte permite desarrollar las emociones adecuadas para relacionarte, añade el psicólogo Juan Carlos Alvarez.

Todos podemos aprender a manejar correctamente nuestra emociones. De lo que se trata es de desarrollar las emociones adecuadas para relacionarnos y expresar lo que tenemos en la cabeza.

Debes trabajar con dos emociones básicas como son el miedo y la ira. El miedo está en la base de todo lo que nos pasa. Reaccionamos con agresividad porque nos sentimos inseguros. Hay que cambiar las emociones negativas. Para ello se tiene que tener una imagen clara del beneficio que vamos a obtener por el cambio, y estar motivado para hacerlo, concluye Alvarez.

Copyright ©2013 Cograf Comunicaciones ­ Caracas, Venezuela