La siguiente es una de esas típicas situaciones de “incomunicación corporativa”…

 El Presidente de la compañía le dice a su Gerente General:

 “El lunes próximo, a eso de las siete de la tarde el cometa Halley se hará visible. Es un acontecimiento que ocurre cada 78 años. Reúna a todo el personal en el patio de la fábrica, todos usando casco de seguridad, que allí les explicaremos el fenómeno. Si llueve, este raro espectáculo no podrá ser visto a ojo desnudo, en ese caso entraremos al comedor donde será exhibido un documental sobre ese mismo tema”.

 El Gerente General al Jefe de Producción:

 “Por orden del presidente, el lunes a las siete aparecerá sobre la fábrica el cometa Halley. Si llueve reúna a los empleados con casco de seguridad y llévelos al comedor, donde tendrá lugar un raro espectáculo, que sucede cada 78 años a ojo desnudo”.

 El Jefe de Produccion al Supervisor:

 “A pedido de nuestro gerente general, el científico Halley de 78 años,aparecerá desnudo en el comedor de la fábrica usando casco, porque va a ser presentado un documental sobre el problema de la seguridad en días de lluvia”.

 El Supervisor a su Asistente:

 “Todo el mundo desnudo sin excepción, deberá estar en el patio el lunes a las siete, donde el famoso músico Halley mostrará el vídeo bailando bajo la lluvia. El show se presenta cada 78 años”.

 El Asistente a los Empleados:

“El jefe cumple 78 años el lunes y habrá una fiesta en el patio y el comedor con el famoso conjunto Bill Halley y sus cometas. Todo el que quiera, puede ir en bolas, pero usando casco, porque se va a armar una tremenda joda”.

¿Nunca ha pasado una experiencia similar en su organización?

 Esta historia nos recuerda que la comunicación corporativa en una organización no se resuelve decretándola. 

Los individuos no sólo necesitan una visión común de los propósitos, sino que también requieren entrenamiento para desarrollar habilidades de comunicación efectiva.

Copyright ©2013 Cograf Comunicaciones ­ Caracas, Venezuela