Fábula de la hormiga productiva

Todos los días, muy temprano, llegaba a su empresa la HORMIGA productiva y feliz. Allí pasaba sus días, trabajando y tarareando una antigua canción de amor.

Ella era productiva y feliz, pero (¡ay!) no era supervisada.

El ABEJORRO, Gerente General, consideró que esa falta de supervisión no estaba bien. Así que se creó el puesto de Supervisor, para el cual contrataron a un ESCARABAJO con mucha experiencia.

La primera preocupación del ESCARABAJO Supervisor fue organizar la hora de llegada y de salida. También preparó hermosos informes.

Pronto fue necesario contar con una Secretaria para que ayudara a preparar los informes. Así que contrataron una ARAÑITA que organizó los archivos y se encargó del teléfono.

Mientras tanto, la HORMIGA productiva y feliz trabajaba y trabajaba…

El ABEJORRO Gerente General estaba encantado con los informes del ESCARABAJO Supervisor. Entonces le pidió cuadros comparativos y gráficos, indicadores de gestión y análisis de tendencias.

Entonces fue necesario contratar una CUCARACHA Ayudante para el Supervisor.

…Y fue indispensable un nuevo ordenador con impresora a color.

Pronto la hormiga productiva y feliz dejó de tararear sus melodías y comenzó a quejarse de todo el papeleo que ahora debía hacer.

El ABEJORRO Gerente General, entonces consideró que era momento de adoptar medidas.

Así crearon el cargo de Gerente del Área donde trabajaba la hormiga productiva y feliz. El cargo fue para una CIGARRA que alfombró su oficina e hizo adquirir un sillón especial.

El nuevo Gerente del Área -claro está- necesitó un nuevo ordenador.

…Y cuando se tiene más de un ordenador hay que tener una red local.

El nuevo Gerente pronto necesitó un Asistente (que había sido su ayudante en la empresa anterior), para que le ayudara a preparar el plan estratégico y el presupuesto para el área donde trabajaba la hormiga productiva y feliz.

La HORMIGA había dejado de tararear sus viejas melodías y cada vez se le notaba más irritada.

“Vamos a tener que contratar un estudio de clima laboral un día de estos”, dijo la CIGARRA.

Pero un día el Gerente General, al revisar las cifras, se dio cuenta que la unidad de negocios (donde trabajaba la HORMIGA productiva y feliz) ya no era tan rentable como antes.

Así que contrató al BÚHO, prestigioso Consultor, para que hiciera un diagnóstico.

El BÚHO estuvo tres meses en la empresa y pronto emitió un sesudo informe: “Hay demasiada gente en este departamento.”

Así, el Gerente General siguió el consejo del Consultor y… ¡Despidió a la HORMIGA productiva y feliz!

Moralejas: 

* Ciertos prejuicios culturales dificultan ver con buenos ojos que la HORMIGA haga su trabajo simultáneamente de manera productiva y feliz.

* Muchos gerentes tienden a ver la felicidad de sus trabajadores como un signo de falta de productividad. Les preocupa mucho la necesidad de trabajar “seriamente”.

* Si no contemplan en alguna la participación de los trabajadores en procesos de planificación, las organizaciones pueden crear burocracias innecesarias.

Copyright ©2013 Cograf Comunicaciones ­ Caracas, Venezuela